Back to work

Cortes formales y algún que otro efecto de alto impacto. El código de vestimenta para la oficina reinterpreta lo clásico con detalles contemporáneos. El corte limpio del blazer se combina con la actitud audaz del pantalón de charol, el traje se atreve con misteriosos juegos de transparencias y el emblemático motivo Príncipe de Gales opta por complementos con tachuelas. Para la vuelta al trabajo la única norma es ser tú misma.